Planes de pensiones > Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

Los planes de pensiones son un producto financiero pensado para invertir a largo plazo con el objetivo de que, llegado el momento de la jubilación, puedes complementar la pensión pública.

Puedes realizar aportaciones periódicas a los planes de manera puntual, mensual, trimestral o cómo tú quieras con absoluta flexibilidad.

Es muy probable que la pensión pública de la Seguridad Social no sea suficiente para garantizar tu tranquilidad el día que te jubiles. Para mantener tu nivel de vida y la estabilidad de tus ingresos cuando te jubiles. La pensión privada compensará la brecha entre lo que ganas ahora y lo que percibirás de pensión cuando dejes de trabajar.

Las aportaciones desgravan en la declaración de la renta y, por tanto, te ayudan a pagar menos a Hacienda o, incluso, lograr devoluciones. Por cada 1.000 euros aportados, el ahorro mínimo en la declaración de la renta es de 190 euros -con un tipo marginal de 19%- y hasta 450 euros, si el tipo alcanza el máximo del 45%.

Sí. Tienes un amplio abanico de planes de pensiones y puedes aportar capital en varios productos al mismo tiempo combinando estrategias de inversión. Es una forma de diversificar el riesgo.

Las comisiones están limitadas por ley. La comisión máxima de depositaría es de 0,20% anual. La comisión de gestión depende del producto. Si es de renta fija, es del 0,85%; si es de renta mixta, del 1,30%, y si es de Bolsa, de 1,50%.

Sí. Puedes traspasar tu fondo desde otra entidad a MyInvestor sin ningún coste para ti  y sin impacto fiscal. En un plazo máximo de cinco días desde que curses la petición, tendrás el nuevo plan que quieras.

Los planes están pensando para que accedas a ellos en el momento de la jubilación,  pero pueden rescatarse en caso de incapacidad, dependencia y fallecimiento. Además, se pueden percibir en caso de enfermedad grave, paro prolongado y desahucio de la vivienda habitual. Una nueva ley permite, a partir del 1 de enero de 2025, disponer de las aportaciones cuando tengan más de 10 años de antigüedad, así como de los derechos consolidados existentes a 31 de diciembre de 2014.

Cuando rescates tu plan de pensiones en tu jubilación, tributará como rendimientos del trabajo y, por tanto, aumentan la base imponible del IRPF, por lo que tendrás que pagar más impuestos. Los tramos actuales de IRPF oscilan entre el 12% y el 45%.

En función del dinero que vayas cobrar, el tipo impositivo puede incrementarse mucho, ya que la renta está considerada como rendimiento del trabajo y está sometida a retención fiscal. La opción de cobrar en rentas es la mejor alternativa para diferir el impacto fiscal.

Son las aportaciones realizadas y el rendimiento neto obtenido por la inversión del patrimonio del fondo.

Lo recibirán los beneficiarios que hayas designados y, en su defecto, el cónyuge, hijos o herederos legales. La prestación percibida por estos tributará como rendimiento del trabajo manteniendo las exenciones fiscales existentes en caso de corresponderles. 

Cuanto antes empieces a realizar tus aportaciones, mejor. Tienes más tiempo para ahorrar y gracias al interés compuesto verás cómo tu patrimonio se multiplica. Puedes empezar a hacer pequeñas aportaciones mensuales y, conforme avance tu edad, aumentarlas. Tendrás más capital cuando llegue la edad de jubilación y te beneficiarás de ventajas fiscales mientras llega ese momento

Sí. La ley permite a las personas jubiladas seguir aportando capital a sus planes de pensiones siempre y cuando no hayan iniciado el cobro de la prestación por jubilación de ése u otro producto. Si ya ha rescatado parte de su ahorro, no podrá seguir haciendo aportaciones.

riesgo-planes-1